Capacitación y Asesoramiento
Investigación y Servicios

RECARGA DEPORTIVA DE MUNICION

07/04/2013

LA RECARGA DEPORTIVA DE MUNICIÓN
La Recarga Deportiva de Munición es un pasatiempo con una base técnica que lo torna sumamente interesante, que brinda a sus cultores grandes satisfacciones.
Advertencia :
Es de fundamental importancia tener presente que la actividad de recarga será segura en tanto el recargador sea prudente y cuidadoso.
Recuerde que está trabajando con materiales explosivos, los que, si son mal empleados, pueden detonar o quemarse, ocasionando daños materiales y personales que pueden llegar a la muerte.
Por tanto
:
NO intente sustituir ninguna pólvora por pólvora negra u otro tipo de pólvora sin humo.
NO mezcle pólvoras, independientemente de su tipo, origen o marca.
NO utilice los datos de estas tablas para otras pólvoras
NO emplee ninguna pólvora sobre cuya identidad tenga dudas.
NO efectúe modificaciones en el arma. Apele al fabricante o a un armero capacitado.
Características balísticas :
Recuerde que los cambios en los componentes y las tolerancias en las especificaciones de los mismos, así como las diferentes técnicas de carga, pueden afectar el resultado balístico generando diferencias entre las características de su munición recargada y las señaladas aquí. Recuerde también que la clave del éxito es la precisión, no la potencia. Los pesos de carga especificados producirán presiones máximas inferiores o iguales a las detalladas como admisibles por la documentación disponible, de manera de no poner en riesgo la seguridad tanto del usuario como del arma.
NO exceda las cargas recomendadas.
Para mayor seguridad, cuando recargue por primera vez un determinado calibre, utilice inicialmente cargas inferiores en un 10% a las recomendadas, y preste especial atención al comportamiento de la vaina, buscando cualquier indicio de excesiva presión. De ser necesario, consulte a los fabricantes de los mponentes.
Observando la Cápsula Iniciadora:
“Planchado” de la cápsula Iniciadora percutada. La marca de la percusión es correcta, pero han desaparecido los radios naturales de la cápsula presentando una deformación anormal producto de una presión interior algo elevada.
Nótese que los radios sobre la zona de percusión, han desaparecido si la comparamos con la imagen anterior. Si bien aun no existe un peligro de fallas graves, resulta un alerta de que la carga utilizada se encuentra en su límite superior. Habría que reducirla.
Cápsula Iniciadora percutida con deformación normal
producto de una presión interior dentro de parámetros admisibles. Nótese los radios sobre la zona de percusión,naturales luego de la incidencia del percutor sobre la superficie. No hay signos de sobre presión.
“Cráter” sobre la cápsula iniciadora. Se origina cuando el material de su copita fluye entre el percutor y su alojamiento. Esto indica una presión interna excesiva. Hay que reducir la carga de pólvora. En el caso del revólver, el sobrematerial puede llegar a impedir la rotación del tambor.
En el caso de armas semiautomáticas, con alimentación automática puede, por acumulación de restos de la cápsula, originar inconvenientes de alimentación.
Perforación de la cápsula iniciadora provocada por una excesiva presión interna. Los gases de la combustión escapan con dirección a la cara del tirador. Se han excedido todos los límites de seguridad. Reducir la carga de pólvora.

Importante:
El trabajo con armas y munición produce exposición al plomo, sustancia conocida por sus perniciosos efectos sobre la salud. Evite el contacto del plomo con la piel o alimentos.
La recarga de munición puede llevar a que el recargador quede en posesión de mayor cantidad de cartuchos que la que tiene asignada anualmente para su arma. A fin de evitar inconvenientes de índole legal, se sugiere consultar las normas legales del RENAR.
Los fabricantes de pólvora no ofrecen ninguna garantía con respecto a los resultados que deriven del uso de los datos que brindan, tanto sean expresamente citados o implícitos, ni a la seguridad o compatibilidad de las combinaciones indicadas. Clientes y usuarios asumen toda responsabilidad por los riesgos por las heridas, muerte, pérdida y/o daños causados a personas o propiedades a raíz del empleo de los datos consignados, con o sin negligencia por parte del usuario en el uso. El fabricante no asume ni autoriza a persona alguna a asumir responsabilidad civil y/o penal por las consecuencias del empleo de la información.

Precauciones de Seguridad e Higiene
El uso y manipuleo de pólvora requiere prudencia y sentido común. Se deben observar, como mínimo, las siguientes precauciones:
No fume cuando está recargando.
No utilice herramientas que puedan producir chispas.
No deje las pólvoras en un lugar al cual los niños tengan acceso.
Suspenda el trabajo si lo están distrayendo.
No trabaje cerca de llamas o de herramientas que produzcan chispas.
Vierta sólo la cantidad de pólvora que utilizará inmediatamente.
Verifique las regulaciones del equipo que usa. Particularmente, tenga disponible una balanza de precisión para controlar con frecuencia el peso de las cargas que producen los cargadores volumétricos.
Limpie la pólvora que se derrame con cepillo y palita. No use aspiradora.
Guarde la pólvora en su envase original. No re-envase. No acepte pólvoras que no estén en sus envases originales.

Recuerde que según lo dispuesto por la Ley 20.429 y su Decreto Reglamentario (302/83), el almacenamiento de elementos explosivos para recarga (en envases originales y lejos de inflamables u oxidantes) en casa habitación está limitado a:
Pólvora sin humo y pólvora negra (Clase A-7) para fines deportivos: Hasta un total de un (1) kilogramo.
Cápsulas de percusión (Clase A-6): Hasta mil (1.000) unidades. Asegúrese de que el envase esté vacío antes de descartarlo. Destruya el envase vacío. No lo use para otra pólvora, ni para cualquier otro uso.
Asegúrese de que el envase esté vacío antes de descartarlo.
Destruya el envase vacío. No lo use para otra pólvora, ni para cualquier otro uso.
Evite exponer la pólvora a calor, llama, chispas, golpes, fricción, etc. Use anteojos de seguridad, barbijo y guantes cuando recargue.
Los componentes de las pólvoras incluyen nitrocelulosa y en algunos casos nitroglicerina. La aspiración de vapores, contacto con la piel, o ingestión de pólvora puede causar fuerte dolor de cabeza, náuseas, descenso de la presión arterial. Por ello:
En caso de ingestión, induzca vómito. Llame a un médico.
Evite la contaminación de alimentos, bebidas o elementos de fumar.
Asegure una adecuada ventilación del lugar de trabajo.
Lávese adecuadamente cara y manos al finalizar el trabajo.
No acarree pólvora en su ropa.
Establezca una rutina de trabajo. Reducirá el margen de error y obtendrá resultados más uniformes.
Hay cápsulas iniciadoras más "fuertes" que otros. Utilice sólo los indicados.
NO GOLPEE NI INTENTE PERFORAR CAPSULAS INICIADORAS
Examine cuidadosamente la vaina a recargar. Ante cualquier duda, descártela. No recargue vainas provenientes de cartuchos de práctica con carga reducida.
No agrande los "oídos" (orificios de transmisión de fuego del iniciador a la vaina) pues altera las condiciones de encendido y puede causar sobre presiones.
Si fabrica sus propias puntas, trate de igualar los modelos estándar.
No trabaje apurado, Un error puede ser grave.
Almacene los recipientes de pólvora en lugares permanentemente frescos y secos.
Utilice el equipo como está indicado por su fabricante.
No reemplace la munición de plomo por munición de acero.
Siempre manipule las armas suponiendo que se encuentran cargadas.
Recuerde y practique las reglas de manipuleo de armas y tiro.
Nunca comprometa su seguridad, ni la de los demás.

Visitantes: 1405170
Diseño Web Rosario