Capacitación y Asesoramiento
Investigación y Servicios

MANTENIMIENTO Y CONTROL: FUSIL AUTOMATICO LIVIANO (FAL)

03/09/2012

LIMPIEZA
 
1-Limpieza antes del disparo:

a) Cañón: se secará interiormente, se empleará el baquetón provisto para el arma (de bronce),; se deberá efectuar introduciendo el baquetón desde la recamara hacia  la boca y nunca a la inversa ;teniendo en cuenta en no producir deformaciones ( utilizar protector ). Esta limpieza se completará con una inspección visual de recámara y cañon, al fin de comprobar que no hallan quedado restos de lubricante, cáñamo y/u otro elemento extraño.

b) Regulador de gases: deberá estar limpio y seco, observando que no hallan quedado elementos extraños en su rosca interior, que impidan el normal reglaje o funcionamiento del sistema.

c) Cilindro de gases (y sus componentes):
se secarán y limpiarán, cuidando no queden cuerpos extraños.

d) Cargador: se limpiará y secará, interiormente y exteriormente, con el fin de arrastrar por intermedio de los cartuchos suciedades, las cuales pueden provocar interrupciones, deformaciones de recámaras y/o rayaduras en el interior del cañón.

Piezas ligeramente aceitadas
:

- I nterior de la corredera, sobre las rampas de acerrojado

- Cerrojo, sobre las rampas de descerrajado.

- Fondo de la caja de mecanismos y ranuras de corredera.

- Retenida del cerrojo.

Piezas que no serán aceitadas para el disparo:


- Cañón

- Cilindro de gases

- Pistón

- Tapón del cilindro de gases.

- Exterior de la corredera.

- Cara delantera del cerrojo (cubeta).

- Cargador y su correspondiente elevador.

- Retenida del cargador.

- Alza.

2-Limpieza después del disparo:

El hecho de efectuar tan solo un disparo con cualquier tipo de munición ( guerra, propulsión o fogueo), es suficiente para que se produzca oxidación sobre los elementos que conforman los distintos mecanismos y sobre todo sobre la superficie interior del cañón, sino se tratan adecuadamente, con antióxido y lubricantes.
Por lo tanto una finalizado el tiro, de inmediato y con el cañón caliente colocar antióxido en el interior del cañón, en el cilindro de gases y en el mecanismo de cierre. Con esto se evita la formación de depósitos carbonoso en el cilindro de gases y sus componentes, en el zuncho de toma de gases y en el cañón; esto permite postergar sin riesgos la limpieza al menos 24 horas, y dentro de las 48 horas que siguen a la aplicación de esta medida preventiva al arma, la misma deberá ser limpiada adecuadamente para proceder luego al aceitado correspondiente.
 

CONTROL DEL ARMA

1- Determinación del grado de desgaste del Cañón:

Se utilizarán para verificar las ánimas  dos calibres por atributos (tapón):

a) Primer calibre diámetro 7,67 mm

b) Segundo calibre diámetro 7,80 mm

De acuerdo al resultado obtenido el cañón será clasificado en: (ver imagenes 2 y 3)

a) Correcto:
Un cañón queda en servicio si el calibre de Ø 7,67 mm no ingresa más de 300 mm en el ánima del cañón, suma de las penetraciones por recámara y por boca; y si introducido por recámara el calibre de Ø 7,80 mm no penetra más de 80 mm (recámara incluida)

b) Advertencia:
Si el calibre de Ø 7,67 mm  ingresa más de 300 mm en el ánima del cañón, suma de las penetraciones por recámara y por boca; y si introducido por recámara el calibre de Ø 7,80 mm  penetra entre 80/120 mm (recámara incluida)

c) Rechazo
Si el calibre de Ø 7,67 mm  pasa de un extremo a otro en el ánima del cañón, o si el calibre de Ø 7,80 mm  penetra más120 mm (recámara incluida).

Nota: el rechazo definitivo del cañón se hará por medio de la verificación en el tiro, a tal fin con todos los cañones rechazados por la verificación con los calibres, se deberá efectuar una serie de 50 disparos, efectuados tiro a tiro a un blanco colocado a 50 metros de distancia y comprobar si los impactos son circulares  u ovalizados. En caso de ser ovalizados el cañón se considerará inútil en caso contrario, se lo considerara operativo pero bajo estricta vigilancia del mecánico armero, quién después de una determinada cantidad de disparos,  lo controlará con los calibres y su comportamiento en el tiro.

2 – Control de acerrojado:

Los calibres de acerrojado (máximo y mínimo) permiten determinar si entre la cubeta del cerrojo  y el primer cono de unión (parte de la recámara donde comienza a apoyarse el espaldón de la vaina) existe la distancia adecuada para el correcto funcionamiento del arma; en caso contrario, la recámara no obtura conveniente, lo cuál puede ser causa de accidentes durante el disparo. (ver imagenes 4 y 5)

a) Calibre de máxima: Ø 41,573 mm, al ser colocado en recámara no debe permitir el acerrojado. En caso contrario, se procederá a reemplazar el apoyo del cerrojo por otro de medida inmediata superior, en caso de no conseguir que el arma no acerroje, se procederá a cambiar las piezas que correspondan.

b) Calibre de mínima: Ø 41,373 mm, al ser colocado en recámara  debe permitir el acerrojado.

El arma estará en condiciones óptimas de acerrojado, cuando no sea posible acerrojarla con el calibre de máxima y si puede en cambio, hacerlo con el calibre de mínima.


TRABAJO DE INVESTIGACIÓN DEL EQUIPO DE TRABAJO DEL CEsBa Rosario

Articulos Relacionados:

http://www.cesbarosario.com.ar/news/view/145/fusil-automatico-liviano-calibre-7-62-x-51-mm-interrupciones-en-el-disparo

http://www.cesbarosario.com.ar/news/view/144/fusil-automatico-liviano-calibre-7-62-x-51-mm-sus-caracteristicas

http://www.cesbarosario.com.ar/news/view/138/el-fusil-automatico-liviano



 

Visitantes: 582752
Diseño Web Rosario